Trabajando por una EICTV energéticamente eficiente y respetuosa con el medio

El arquitecto cubano Ernesto Jiménez ha llegado a la Escuela para trabajar en un proyecto que a largo plazo pretende hacer de la EICTV un espacio energéticamente eficiente  y respetuoso con el medio. Los estudios y las acciones se centran en el ahorro energético, en el rediseño de los espacios para que sean funcionales y en el reciclaje.

¿En qué consiste este nuevo proyecto que desarrolla la Escuela desde el punto de vista arquitectónico?
Ernesto Jiménez: Me han invitado a estudiar la EICTV para a largo plazo, que sería el gran desafío, convertirla en una Escuela verde, desde el punto de vista ecológico, de aprovechamiento de materiales, incluso para trabajar por su mejoramiento desde el punto de vista paisajístico. Aunque realmente la Escuela tiene una buena calidad –está muy por encima de la media–, siempre hay elementos que se pueden mejorar. Y teniendo en cuenta que los alumnos pasan el año entero aquí adentro, cuanto más se mejore ese ambiente será mejor para ellos, para los profesores y trabajadores.

¿Desde el punto de vista arquitectónico, qué elementos de la Escuela podría mejorarse, según lo que ha detectado en este primer acercamiento?
Las áreas de distensión en áreas exteriores, en las áreas verdes funcionan pero pueden ser mejoradas. En la travesía de este bloque del docente al bloque de los talleristas, hay zonas muy áridas desde el punto de vista de sol, que podrían ser tratadas en un futuro con regiones de ensombramiento. Por otro lado se quiere mejorar el espacio de la Mediateca “André Bazin”. Se quiere hacer un pequeño museo de la Escuela. Se está pensando desarrollar el cultivo de plantas medicinales y culinarias asociadas a la región que se encuentra detrás la clínica y del comedor.

También resulta necesario pensar fachadas orientadas totalmente al sur que puedan ser protegidas de la violencia térmica, o sea del sol, que permitan reducir el gasto energético de la Escuela.

Se está pensando también trabajar la laguna de oxidación, el tratamiento de agua, la recolección de aguas pluviales.

¿Qué se entiende hoy por arquitectura sostenible y cómo estos cambios se insertan dentro del concepto?
Cuando hablamos de arquitectura sostenible, la idea es llegar a un punto de equilibrio en todo lo que se genera. La intención entonces es que la Escuela genere el menor gasto posible de energía, sea eficiente desde el punto de vista energético, de alimentación… El 100% es muy difícil de obtener y más en el medio en que vivimos, donde todavía hay mucho por hacer. Sería útil además comenzar a crear en la Escuela una conciencia de reciclaje.

Aún están en un periodo exploratorio, pero si pudiera adelantarnos algunas de las medidas que se van a tomar en poco tiempo…
Comenzaríamos a nivel digamos de educación ambiental. Desarrollaremos en un primer momento un sistema para separar los desechos. Está además está el trabajo en el huerto, el proyecto de las plantas medicinales. Vamos a concentrarnos en la protección de algunas fachadas para evitar la ganancia térmica. Rediseñaremos los jardines, las áreas de estar y de relajamiento para que sean funcionales.

Las acciones del arquitecto Ernesto Jiménez se suman a la filosofía de un grupo multidisciplinario (botánica, geofísica, zoología…) que trabaja para hacer de la EICTV un espacio de eficiencia energética y respeto por el medio ambiente.